, ,

Retos que afronta el Business Intelligence (1/6): Los Datos

Business Intellingence, Calidad de Datos

Antes de entrar en materia, partamos del siguiente concepto: Los datos son el corazón del Business Intelligence, en consecuencia, la fortaleza de un sistema de Business Intelligence dependerá de la calidad de sus datos, y de lo oportuno que sea la entrega de la información para responder a los desafíos de los negocios.

En la publicación anterior hablé de la relación existente entre el Business Intelligence y la información como un activo estratégico, en la entrega de hoy hablaré del primero de los seis retos que el Business Intelligence debe afrontar en las organizaciones, Los Datos.

La principal causa del fracaso en la implementación de los sistemas de Business Intelligence está relacionada con las barreras que se requieren superar para poder acceder a los datos, y con la calidad de los mismos. Pasar por alto la evaluación de la calidad de los datos, o el esfuerzo que se requiere para acceder éstos puede ocasionar que:

  1. Se requiera mayor cantidad de recursos, motivado a que será necesario depurar, completar o eliminar parte de los datos existentes, para ello se deberá involucrar en el proyecto no sólo especialistas de tecnología, sino también a expertos del área del negocio para que expliquen la naturaleza de los datos almacenados, y qué indiquen cuáles son las acciones que se deberán realizar en los casos en los que la datos no estén dentro de los parámetros aceptables.
  2. La implementación del proyecto requiera mayor tiempo del previsto.
  3. Los costos asociados al proyecto se eleven de forma significativa, haciendo que en algunos casos la relación costo/beneficio sea desfavorable, al punto que la organización decida no continuar adelante con la iniciativa.
  4. Una vez implementado el sistema, pudiese suceder que los usuarios no confíen en la información suministrada, lo cual repercutiría en la no utilización del mismo.

Problemas que pueden originar la calidad de los datos: Casos de estudio

 A continuación describo dos casos en los cuales se ve el impacto que genera en los negocios y en las personas la mala calidad de los datos:

Caso 1

El siguiente es un caso que sucedió en Latinoamérica, en un centro hospitalario privado, al momento de emitir un listado de los pacientes que habían asistido a consulta de urología. Parte de la información suministrada fue la siguiente:

Paciente: Pepito Pérez.
Sexo: Masculino.
Edad: 50 años.
Diagnóstico: Cáncer de cuello uterino.

En la información suministrada vemos que existe algo que nos llama la atención, pero antes de emitir juicio de valor, evaluemos la situación desde el punto de vista técnico de cada uno de los datos que conforman la información suministrada:

  • Paciente: El valor que muestra el campo es un nombre que existe y no tiene problema de escritura ni nada que se pueda observar a simple vista.
  • Sexo: Contiene uno de los dos valores que puede tomar este campo (Masculino/Femenino), en consecuencia no tiene problema alguno.
  • Edad: Posee un valor numérico comprendido entre el rango de edad que pueda tener una persona, por lo tanto no refleja ningún tipo de problema.
  • Diagnóstico: Contiene el nombre de una enfermedad existente, Cáncer de cuello uterino. Podemos asegurar que el valor almacenado está entre las enfermedades conocidas, por lo tanto, no tiene problemas.

Si los datos no tienen problemas ¿Qué es lo particular en la información suministrada?

Para este caso, aunque los datos de forma aislada son correctos, en conjunto, la información que se está suministrando es incoherente, porque un hombre nunca podrá  sufrir de dicha enfermedad.

Consecuencias:

  • El centro médico podría enfrentar problemas con los entes gubernamentales y privados encargados de realizar auditorías,  lo cual podría generar serias sanciones.
  • La información no es confiable y quienes la necesitan para realizar análisis y tomar decisiones no la utilizarían, esto puede traer problemas graves al momento de realizar acciones en cuanto a inversión, estudio de indices de epidemiología, etc.

Caso 2

Un amigo, que para el caso práctico llamaremos Wilson Contreras López, viajó recientemente a Estados Unidos por razones de trabajo, los boletos (tiquetes) aéreos fueron suministrados por su compañía. Al momento de la emisión del boleto, ingresaron su nombre y apellido en el orden incorrecto, quedando de la siguiente forma:

First Name: López
Last Name: Wilson

Contreras no se percató que el boleto había sido emitido a nombre de López Wilson, y procedió a emprender su viaje. Para ingresar a los Estados Unidos no tuvo ningún inconveniente, pero en el momento que estaba realizando el check-in para el vuelo de regreso, la persona de la aerolínea observó que los datos del boleto tenían un nombre diferente al del pasaporte. Gracias a la capacidad de reacción de Contreras pudo demostrar, presentando los soportes que le había enviado su empresa, que fue un problema al momento de la emisión del mencionado tiquete (“calidad de los datos”).

Consecuencias:

A continuación se plantean una serie de interrogantes partiendo del supuesto de que el Sr. Contreras no hubiese podido demostrar que ese era su boleto:

  1. ¿Qué hubiese sucedido si este problema hubiese llegado a instancias de las autoridades y de inmigración?
  2. ¿Qué hubiese ocurrido si el Sr. Contreras no puede abordar el avión, tendría el dinero para comprar otro boleto, tendría que quedarse al menos un día más en USA, otro?
  3. ¿De qué forma hubiese impactado la imagen de la agencia de viajes, si el Sr. Contreras hubiese realizado una campaña por las redes sociales contando su “mala experiencia”?

En resumen podemos decir que el no conocer la calidad de los datos existente en nuestras empresas, nos puede llevar a realizar análisis y predicciones erróneas, tomar decisiones equivocadas y, en consecuencia, obtener resultados desfavorables.

En mi próxima publicación hablaré del segundo reto llamado: Las fuentes de información y la diversidad de las plataformas (Reto tecnológico).

2 replies
  1. Juan Carlos Aranibar
    Juan Carlos Aranibar says:

    Desde mi punto de vista, no solo la información es un activo estratégico, sino también la cultura, los procesos y todo lo que se aplica para ejecutar una estrategia.
    Saludos.

    JCA

    Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *