,

MARKETING DE CONTENIDO: saber escuchar e interpretar.

Marketing, Marketing de Contenido

El Marketing de Contenido, es una práctica de marketing que se hace indispensable para las marcas y las empresas que deseen captar la atención de su audiencia. El desafío es ofrecer a tu audiencia información útil, contenido que sea relevante para su vida y contarle historias que tengan conexión con sus deseos, aspiraciones y su día a día.

El reto del Marketing de Contenido es romper el paradigma de decir lo que la marca o la empresa desea decir de sus productos y servicios, para pensar en lo que a la gente le interesa saber de la marca, y lo que hace que se relacione con una imagen de marca o una experiencia. Es cambiar de ser emisores a ser “interpretes” y esto pasa por saber escuchar los “insight”, es decir, los conocimientos, las percepciones y la información que podemos obtener del grupo objetivo.

Para ello, debemos superar la tentación de ver a la audiencia como un “grupo demográfico”, debemos reconocerla como un conjunto de “personas”, y por tanto detenernos en conocer sus hábitos, intereses y de ser posible sus sueños.  Tengamos presente que las personas están expuestas a múltiples mensajes, medios, imágenes y diferentes experiencias de las marcas, productos y servicios, todos los oferentes están compitiendo por un espacio para hacerse visibles y resaltar en un mar infinito de comunicación e interacciones.

El concepto de Joe Pulizzi, que el Marketing de Contenido es un proceso de marketing para atraer y retener a los clientes mediante la creación constante y la curaduría de contenido (se refiere a encontrar, organizar, editar y compartir información de valor sobre un tema específico) con el fin de cambiar o mejorar el comportamiento de los consumidores, me parece bastante acertado. Lo que añadiría es que muy probablemente, lo que podemos cambiar o mejorar es la disposición de las personas a relacionarse con nuestra marca y eventualmente, esto puede llevarlos a seleccionarnos o comprarnos entre múltiples opciones. En fin el propósito del Marketing de Contenido es estar en la mente de nuestros consumidores, lograr mayor alcance, efectividad y un acercamiento por asociación con la audiencia.

Esta práctica no es nueva, sólo que con la diversificación de medios, el auge del marketing digital y las plataformas digitales y de canales de contacto con el cliente-consumidor, se hace más necesaria. Es un acto de reconocimiento del consumidor, de entender que el consumidor es el que tiene el poder, es una persona cada vez más informada y con mayores habilidades para hacer elecciones que son de su conveniencia y que de acuerdo a sus valores y estilo de vida se inclinará por lo que él percibe que le dará mayor valor a su inversión, y no sólo me refiero a inversión de dinero, sino a la inversión en atención, en percepción y en el bien de mayor resguardo que es su tiempo.

¿Qué importancia tiene esto para las empresas?

Un proceso de Marketing de Contenido se genera más en el terreno estratégico que táctico, tiene que ver con lo que quieres decir de tu empresa o marca, más que con el cómo lo vas a decir. Para desarrollar contenidos debes identificar objetivos claros y delimitados e identificar actores e interlocutores, para poder transmitir una intención y un tono deliberado y pensado.

La tecnología y la comunicación 2.0, ha cerrado la brecha entre la marca y su consumidor, el contacto ahora es más directo que nunca y la forma de acceder más sencilla. Si las empresas aprenden a escuchar y aprovechar este recurso, pueden mejorar sus productos y servicios sobre la base de la información del propio usuario y no sobre presunciones.

Escuchar es un proceso más complejo y que mucho tiene que ver con el monitoreo de las iniciativas – hablaremos de eso en otra entrega – pero hacerlo vale la pena, porque así se puede conocer qué necesitan los clientes y cómo les impacta nuestra oferta en su vida real.

El consumidor ya no es pasivo, incluso las personas que no nacieron en la era del Internet han desarrollado destrezas para buscar lo que requieren en Internet y saben dónde buscarlo. Esto implica que los consumidores son proactivos, eligen lo que prefieren, lo que les conviene e inclusive el canal por dónde lo quieren consumir.

Entonces, diseñar contenidos e historias ya no depende sólo del emisor, la marca, sino también del que participa de la historia, el usuario, que en algunos casos puede llegar a ser co-creador del producto o servicio, lo que técnicamente llamamos prosumidor, sino veamos por ejemplo: el caso de los zapatos goma o tennis que hoy los puede diseñar por Internet el mismo consumidor, decidir el color, tipo de suela, etc. Y es también éste, el usuario, el que por voz propia creará y compartirá contenidos a través de sus redes sociales y plataformas en Internet, en combinación con la marca o a espaldas de ésta.

Ante esta realidad, las empresas y las marcas deben buscar sinergias para lograr modelos colaborativos de generación de contenidos, con reglas claras se puede invitar a otros, hacer alianzas y formar equipos con perfiles complementarios que faciliten la co-creación de contenidos y lograr que sea tu propio cliente o consumidor, el que esté hablando con sentido y aprecio sobre tu marca, lo que se traducirá en lealtad y ventas.

En la próxima entrega, te compartiré 7 tips para iniciar el Marketing de Contenido en tu empresa, iniciativa o proyecto.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *