,

Plan Estratégico un mapa dinámico para tomar decisiones

Plan Estrategico

Trabajar con una Planificación Estratégica, es decir, sobre la base de un plan estratégico es lo que puede hacer que las empresas logren resultados más duraderos.

De acuerdo a la naturaleza de la empresa,  los objetivos pueden variar mucho eso lo he constatado  porque he trabajado con diferentes empresas, como: medios impresos y digitales, retail, empresas de servicios, salud, tecnología, consultoras y entretenimiento, entre otras.  En los últimos 10 años, que me he concentrado en el marketing y la comunicación, he desarrollado proyectos estratégicos y tácticos muy diferentes, en las áreas de marketing, comunicaciones, publicidad, promociones, eventos, marketing de alianzas y estrategias de redes sociales, pero lo que es definitivo es que las empresas que tienen un plan estratégico están mejor preparadas para competir y mantenerse fuertes en su mercado.

Lo ideal es dedicar algún tiempo para pensar en el qué vamos a hacer, cómo lo vamos a hacer y para cuándo, para desarrollar un plan estratégico que nos indique en fases, cómo lograr lo que nos proponemos, cuántos recursos necesitamos y  en qué momento.

Un plan estratégico te permite organizar el trabajo de acuerdo a prioridades, y al hacerlo sin importar tu nivel dentro de la organización, hay dos elementos que necesariamente vas a tener que conocer:

  1. los recursos físicos, humanos y tecnológicos con los que cuentas
  2. la situación deseada

Estos dos elementos, tener el objetivo en mente y conocer los recursos disponibles, te permitirán prever y/o hacer ajustes en el momento que debas cambiar el rumbo, replantearte las expectativas o cuando se presenten verdaderas dificultades.

Parece paradójico, pero no se trata de parar la operación sino de hacer una pausa activa, para abonar el terreno que te permitirá tomar las mejores decisiones.

Otro desafío es comprender que el plan estratégico es dinámico y flexible, como lo es un cuaderno de viaje en el que se anota lo que se quiere conocer y experimentar en un sitio nuevo; se establecen unas bases y se traza un rumbo; pero se debe ir adecuando a las realidades del entorno y manejando alternativas  ante diferentes escenarios.

En este sentido, el plan estratégico debe revisarse periódicamente, ver las desviaciones, ajustar los objetivos, los tiempos y reformularse si fuera inminente.  Este ejercicio, facilita además ver las áreas de mejoras, las amenazas y las barreras para aumentar la capacidad de respuesta.

He tenido la oportunidad de participar en comités de decisión gerencial, y lo que más valoro de esa práctica es poder visualizar el engranaje completo del sistema, es decir, cómo se afectan las áreas y su interdependencia. También conocer de primera mano una de esas verdades incomodas, y es que todo lo que se hace en una empresa es para lograr mayor alcance, mayor revenue, menores costos y mantenerse como referente en su mercado.

El cómo se logra estos resultados, es lo que se traducirá en objetivos operativos y dará un sentido de propósito a cada área dentro de la organización.  Mientras más responsabilidades se tengan a niveles de decisión empresarial, los líderes querrán conocer los procesos en general, pero considerarán que el detalle lo deben manejar los  especialistas que soportan las tácticas y operaciones.

Si lo pudiéramos ver con una analogía, manejar una empresa es como pasar de manejar un vehículo a volar en un avión. En tu vehículo debes conocer en mayor profundidad todos los elementos del tablero e inclusive los más importantes elementos del sistema mecánico; pero cuando vas en un avión debes confiar en el equipo, en que cada uno está haciendo su trabajo, desde el piloto que conoce al detalle los elementos del tablero, los códigos, hasta el controlador aéreo que conoce las rutas y las dinámicas del aeropuerto.  En ese momento, tú aunque eres el interesado en llegar de un punto a otro, sólo puedes influir en la planificación de la decisión que tomaste previamente: adquirir el boleto por una determinada línea aérea, seleccionar horas y destino, y cumplir con las medidas de seguridad recomendadas.

En resumen, tener un plan estratégico facilitará a la empresa la distribución del trabajo en forma eficiente y efectiva, para tener escenarios de acción lo más controlado posible y garantizar que todos los miembros del equipo van tras un mismo objetivo, logrando así mayor capacidad de respuesta, un crecimiento sostenible en el tiempo y ser competitiva en su sector.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *